Post navigation

Gráfica

Coworking en Argentina

Diseñamos esta infografía para el portal de El Plan C sobre economía colaborativa y cultura libre, a partir de su encuesta 2015 sobre espacios de trabajo compartido en la Argentina.

El coworking como expresión de la economía colaborativa, se redefine a partir de la Internet. Ya no hace falta tener la oficina o el estudio, en estos tiempos líquidos los espacios también se comparten. Y no solo se trata de profesionales freelance, las empresas también los eligen para sus reuniones.

Nuestra webohemia está abordada por el coworking; trabajamos la gestión, el diseño, la programación, las letras, el arte, juntos presencial o virtualmente, el lugar es secundario: lo que importa es la sinergia.

Infografía Coworking en Argentina lux

La distribución de estos espacios de trabajo colaborativo en la Argentina exhibe una concentración mayoritaria en Buenos Aires, que aún en épocas de conectividad sigue llevando adelante la vanguardia con el 65% de los lugares de coworking frente a las provincias del Interior del país. Meritorio es lo de Córdoba con 16 espacios para coworkearla. En este post de El Plan C podrás conectar con esos sitios.

Mendoza lamentablemente está fuera del mapa, pese a contar con antecedentes, el conservadurísimo pareciera imponerse a mediano o largo plazo y los espacios de coworking no duran en la provincia. Y lo peor es que cafés y bares no cooperan demasiado a la hora de ir trabajar allí con un buen espresso o unas cervezas a la hora del after-office cuando habitualmente los freelancers seguimos trabajando; encontrar un lugar con una wi-fi decente, un enchufe donde conectar la laptop y una atmósfera receptiva a nuestro trabajo, es a menudo un desafío. Esto es un cliché para una cadena global como Starbucks, el lugar elegido por mucha gente en el mundo para ir a laburarla asiduamente a sus cafés.

Por el contrario, acá en la provincia varios hemos recibido el maltrato de mozos de cafés por el simple hecho de preguntar por la wi-fi o permanecer allí con la notebook pese al consumo en patéticas escenas del subdesarrollo… Frente al esfuerzo valedero pero no sostenido de los emprendedores del coworking, y la escasa apertura del empresariado, una alternativa que puede abrir cabezas a los espacios de trabajo colaborativo podrían, y deberían ser los espacios públicos como las bibliotecas que se refuncionalizan con la Internet, o centros culturales equipados para estas necesidades.

Por ahí va la vanguardia del trabajo actualmente. Freelancers, entrepreneurs y startups los prefieren. La economía del S.XXI no pasa tanto por la propiedad, sino por el acceso. Quien lo brinde tendrá la demanda, lo que falta en muchos lugares es precisamente la oferta.

Fuente: El Plan C – Encuesta coworking en Argentina 2015: primeros datos

Edición de ilustración e íconos vía Freepik

Lucas German Burgos

Director de Arte | Brainstormer | Community Manager

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *